Ucomur respalda al sector agroalimentario en su lucha por unos precios justos

Ucomur respalda al sector agroalimentario en su lucha por unos precios justos

El presidente de la Unión de Cooperativas de la Región de Murcia, Juan Antonio Pedreño, asistió a la manifestación convocada por las organizaciones agrarias.

 

Más de 10.000 agricultores y medio millar de tractores recorrieron el pasado viernes las calles del centro de Murcia para exigir precios justos para el sector. La protesta, una de las más multitudinarias del sector agrario en la Región en los últimos años, fue secundada por más de una veintena de organizaciones y contó con el respaldo de los regantes del Trasvase y de las tres vegas, Proexport, Apoexpa, Fecoam, Fecamur, Ucomur, CCOO y UGT, la patronal Croem y Agrupal, entre otros.

Pedreño:  “Todo el sector cooperativo tiene que estar del lado de todas aquellas reivindicaciones que suponen la mejora para la calidad humana”.

El presidente de la Unión de Cooperativas de la Región de Murcia, Juan Antonio Pedreño, encabezó, junto a las entidades agrarias, la protesta para mostrando de esta forma el apoyo absoluto de la organización con el sector agroalimentario.

“Es una reivindicación justa y necesaria para la Región de Murcia y tenemos que compartirla. El sector agroalimentario es un modelo que responde a la necesidades de las personas y todo el sector cooperativo tiene que estar del lado de todas aquellas reivindicaciones que suponen la mejora para la calidad humana y, por tanto, manifestamos nuestro apoyo a todo el sector en esta reivindicación de los precios justos para los productos y, en especial a las cooperativas agroalimentarias de la Región de Murcia”, aseguró Pedreño.

 

Además, Pedreño destacó que el sector agroalimentario supone más del 12% del PIB de la Región de Murcia “trabajar por la dignidad de las personas es el objetivo del cooperativismo y de la economía social en la Región de Murcia”, añadió.

 

Reivindicaciones

Los agricultores demandaron una respuesta «urgente y coordinada» por parte de las diferentes administraciones y de la cadena agroalimentaria. En este sentido, exigieron en primer lugar «precios justos» para alcanzar una «mínima rentabilidad», debido al «desequilibrio de la cadena agroalimentaria.

En segundo lugar, exigieron acabar con los «abusos» de la distribución, ya que «siguen produciéndose prácticas abusivas y desleales que, además, redundan en la banalización de los productos». Para los agricultores es necesario «modificar la Ley de la Cadena Alimentaria para hacerse más exigente con los que abusan».

Asimismo, reclamaron que se impida la competencia «desleal» de terceros países, y estimaron necesario «un control exhaustivo de las importaciones procedentes para garantizar que se cumplen con las mismas exigencias fitosanitarias y de producción».

Igualmente, demandaron «agua para regadío de calidad, en cantidad suficiente y a un precio razonable», ya que «se trata de un elemento imprescindible para garantizar el mantenimiento del regadío existente». Además, solicitaron que se acometan nuevas infraestructuras hídricas que permitan «sustanciar el déficit hídrico de la cuenca del Segura».

De la misma forma, ensalzaron el papel de ganaderos y agricultores para hacer frente al problema del despoblamiento; reclamaron el reconocimiento de la función medioambiental del sector agrario; y pidieron una Política Agraria Común (PAC).