Cooperativismo, un «oasis» entre el desempleo juvenil.

Eugenia y José Alberto García, de 27 y 25 años, recurren al trabajo asociado para crear Agua y Energías, una empresa especializada en el tratamiento de aguas, el ahorro energético y las renovables 

España es el país de la Unión Europea con mayor paro juvenil. Los datos del mes de julio muestran que registró la tasa más elevada, con un 53,8%, por encima de Grecia, Italia o Croacia, y un resultado especialmente negativo respecto a Alemania, que cuenta con la más baja (7,8%). La cifra total ascendió a 842.000 jóvenes sin empleo.

Una de las mejores soluciones para salir de la cola del paro es el autoempleo colectivo. Cada vez hay más jóvenes que intentan abrirse un hueco en el mundo empresarial y apuestan por el cooperativismo, que se ha consolidado en los últimos años como una respuesta al desempleo juvenil.

Se trata de una fórmula que conlleva menos riesgo, más participación y, por tanto, mayor probabilidad de éxito. Además, gracias a la implicación personal de los trabajadores, junto a otros valores como la democracia en la toma de las decisiones o la distribución de los beneficios de manera colectiva, son empresas que tienen una mayor flexibilidad para adaptarse a situaciones desfavorables y en las que solo se contempla el cierre y el despido como último recurso.

Por este motivo, se han convertido en una fuente importante de empleo para los jóvenes, especialmente en sectores como la educación, la formación, las nuevas tecnologías, el medio ambiente y las energías renovables. Si bien España sigue empeorando su tasa de desempleo juvenil, Murcia es, un año más, la comunidad que más jóvenes incorpora a las cooperativas, tal y como destaca el Ministerio de Empleo y Seguridad Social en su informe del segundo trimestre (y ya van unos cuantos). Uno de los últimos ejemplos es Agua y Energías. Esta empresa ofrece soluciones y un servicio personalizado en el tratamiento de aguas, las energías renovables y el ahorro energético.

Constituida en septiembre del año pasado, inició su actividad el pasado mes de enero. Los dos socios al frente del proyecto son Eugenia (27 años) y José Alberto García (25 años), dos hermanos que tras finalizar sus estudios y darse cuenta de las dificultades para encontrar empleo por cuenta ajena (pasaron por varios trabajos temporales), decidieron unirse y apostar por uno de los sectores, las energías renovables, llamados a gozar de mayor protagonismo y crear más empleo en los próximos años. Además, contaron con el apoyo de Ucomur, que facilitó todo el proceso para poner en marcha la empresa.

Eugenia, graduada en Relaciones Laborales y Recursos Humanos y con un máster en dirección de personal y gestión de recursos humanos, se encarga del departamento administrativo y de gestión, mientras que José Alberto, ingeniero técnico industrial y con un máster en energías renovables, es el responsable de la parte técnica y comercial. Ambos optaron por el modelo cooperativo tras conocer las ventajas fiscales que ofrece, así como que el número mínimo de socios se rebajó en la ley murciana de tres a dos socios, aunque deben incorporar un tercero en los próximos tres años.

La cooperativa cuenta con un amplio catálogo de productos para el tratamiento integral del agua, como cloración y decloración, depuración, descalcificación, desmineralización,  osmosis inversa y  ultrafiltración. También dispone de equipos de análisis y dosificación, de desinfección por ultravioleta y para tratamientos antilegionela, de agua de piscina, de aguas para procesos y aguas residuales, entre otros muchos.

Uno de los aparatos más novedosos que comercializa es el AQA Total, de patente alemana, que evita la formación de incrustaciones de cal en circuitos de agua potable fría y caliente sanitaria. Su ventaja respecto al resto de tecnología que se oferta en el mercado es que no emplea sal. En su lugar, recurre a corrientes eléctricas para evitar que la cal se adhiera a las tuberías. De este modo, además, no modifica el contenido de sales minerales del agua y evita que se produzca un exceso de sodio, por encima de lo que establece la legislación que regula la calidad de las aguas de consumo.

En lo que respecta a energías renovables, la cooperativa ofrece calderas y estufas de biomasa, accesorios para la fotovoltaica (placas y paneles solares, baterías, kits de autoconsumo, aparatos de monitorización de instalaciones, reguladores,…); la solar térmica (acumuladores, aislamiento de tuberías, captadores, contadores, reguladores, estructuras modulares,…) y sistemas aerotérmicos, que aprovechan el aire para producir calor o agua caliente sanitaria.

También cuenta con aerogeneradores de energía eólica con la particularidad de que son de eje vertical, es decir, no requieren grandes inversiones porque sus dimensiones son más reducidas que las típicas turbinas que se suelen observar en las autopistas, y se pueden colocar en cualquier parte, ya sea en suelo firme o en el tejado de una vivienda, puesto que funcionan de manera silenciosa y su impacto ambiental es menor. Para el ahorro energético, ofrecen iluminación led, variadores de frecuencia y domótica, que permite automatizar la vivienda y gestionar el consumo de energía.

La cooperativa dispone de una tienda online en su web, www.aguayenergias.com, que ha sido diseñada por los propios socios. De igual modo, se puede optar por otros métodos de compra, como por teléfono (968 21 30 94) o acudir a la oficina, ubicada en la Avenida de la Justicia, en Murcia. En el caso de la tecnología para el tratamiento de agua, la cooperativa también se encarga de la instalación en las viviendas o naves industriales.

 

Sus clientes incluyen, entre otros, comunidades de vecinos, empresas de alimentación, colegios, centros de día para mayores, hoteles, centros comerciales e industrias en general. Aunque las ventas se realizan principalmente en la Región, la empresa está comenzando a promocionarse en el resto de España. De cara al futuro, pretende lanzarse al mercado exterior y trabajar en la investigación y desarrollo de nuevas aplicaciones.